lunes, 16 de marzo de 2020

Mi libro sobre Billo Frómeta






           Si mal no recuerdo la Biografia Musical de Billo  Frómeta, publicada en 1998 aproximadamente (me dispensan si estoy errado en la fecha pero no tengo el libro a la mano), como se ve, tiene aproximadamente 20 años de publicado.  Acabo de recibir un correo desde Costa Rica de Johnny Díaz Aptiz, donde se muestra interesado en obtener una copia de esta biografía que escribiera en la década de los noventa sobre este popular músico dominicano que vivió en Venezuela por más de 50 años y destacó por su brillante música popular bailable y por su amor por Caracas, ciudad que lo hechizó desde su llegada en diciembre de 1937, a la que le compuso bellas canciones las cuales, como toda su música, se tornaron muy populares en el país y en la zona del Caribe.
          Esta biografía musical, como la música de Billo, tengo entendido, se vendió en Venezuela y en los paises que nos rodean donde se difundía la música del músico dominicano. Conociendo el mundo editorial de mi país, donde los libros por lo regular no se reimprimen a menos que sean de escritores famosos y yo no lo soy, inicialmente intenté publicarlo en Miami, y me exigieron un adelanto de varios miles de dólares para publicarlo, lo cual imposibilitó su publicación.  En Caracas aproveché el comienzo de una nueva editorial en la ciudad y entre los dos cubrimos los gastos de publicación de esta biografía en mi pais.
        Toda esta explicación la incluyo para que el amigo Díaz entienda el por qué, veinte años después de su publicación, él no ha podido comprar este libro.   Actualmente me encuentro fuera de Venezuela por los lamentables sucesos de mi país y estoy residenciado en Miami.  En estos días estoy visitando unos familiares en España pero me encuentro estancado debido a la peste mundial del Coronavirus. Cuando regrese a Miami en Mayo, si encuentro alli la única copia que tengo, veré si la puedo reproducir para remitírsela.
           Si de aquí a fines de Mayo, el amigo Diaz logra consegir el libro sobre Billo, le agradezco  me lo comunique a la siguiente dirección:
                    Angel V. Marcano
                    Pembroke Pines, FL 33026-5181
                    Miami

sábado, 14 de marzo de 2020

LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS






          Originaria en China a fines de 2019, el virus Cadiv-19, también llamado Coronavirus, a principios del 2020 comenzó a expadirse por el mundo y para marzo de ese año ya estaba causando estragos en los principales paises del universo produciendo un apocalipsis bacteriano o vírico de pronóstico incierto pero con miras a establecer nuevas marcas en el planeta tierra.  La más espantosa de las pandemias registradas fue la de la peste bubónica de 1348 que exterminó en un año la mitad de la población europea, alrededor de 23 a 25 millones de personas y fue mucho más dramático en un continente con escasos medios de higiene y sanidad a que recurrir.
        La más reciente epidemia con pronóstico destacado fue la gripe española de 1918, que acabó entre cuarenta y cien millones de personas en el mundo, pese a que ya había cierto conocimiento de higiene y sanidad obtenido en el combate de enfermedades anteriores, donde muchas vidas se perdieron tratando de improvisar curas sin mayor éxito.  Pero a España hubo de culparla por un mal que no originó pues este mal comenzó a atacar en Kansas, U.S.A.  Pero el país hispano que no participaba en la 1ra. Guerra Mundial, fue el primero que habló sobre esta pandemia con libertad pues no estaba sometida a la censura bélica por no estar dentro del conflicto mundial.  Desde entonces España carga injustamente con el San Benito de haber originado esta peste, lo cual es una muestra de la facilidad como puede manipularse la información en medio de una crisis.  Entonces murieron gente famosa como el pintor Gustav Klimt, el poeta Guillermo Apollinare y el escritor Edmond Fostand, autor de "Cyriano de Bergerac".
          Como parte del adelanto sanitario del planeta aparecieron las vacunas que han mejorado radicalmente la salud de la humanidad. Así, se ha evitado nuevas epidemias mediante la inaculaciones contra el sarampión, el tétanos, la poliomielitis, la difterias y otras enfermedades que anteriormente asolaban nuestros paises y ello ha mejorado radicalmente la salud de la humanidad.  En tal sentino ha sido positiva  la costumbre de vacunar a los niños contra estas enfermedades lo que, evidentemente, ha evitado muchas muertes logrando el feliz crecimiento de nuestros hijos, asi como la existencia de campañas de vacunación cada vez que exista la posibilidad de una epidemia de algunas de estas enfermedades y la instalación en nuestros paises de medidas de higiene en poblaciones que ha acabado con enfermedades como la peste bubónica, difteria, viruela, sífilis, etc., que cuando aparecieron por primera vez causaron infinidad de muertes que ahora no se producen por la existencia de las vacunas respectivas o la aplicación de medidas de sanidad o higiene.
        Cada vez que aparece un nuevo virus (en este caso el Covid-19), se produce en nuestros paises campañas protectoras o medidas de aislamiento que eviten la contaminación del nuevo mal.  Entretanto, pagamos de nuevo el noviciado por la lucha algo incierta contra un mal que se desconoce hasta que se pueda combatir eficazmente con medidas profilácticas  (como la vacuna) para desterrarla definitivamente. No obstante que existe la experiencia de pandemias anteriores, los medios de comunicación modernos son tan rápidos que contribuyen a la expansión del nuevo mal.  Ello ha ocurrido con el Coronavirus en su propagación mundial, cuando se supone que nuestros científicos están trabajando para producir una vacuna contra este mal.  Entretanto, la mayoría de los países están  estableciendo medidas conocidas (aislamiento de la población, rechazo de viajeros provenientes de áreas contaminadas, cuarentenas en sitios  donde exista la enfermedad para evitar la propagación, etc.).  Aún así, sigue avanzando el coronavirus en su paso destructivo.  En estos días ya ha infestado a más del 80% de los paises del planeta.  No obstante, llegó una buena noticia: el virus ha comenzado a ceder en China, el país donde apareció por primera vez.
          Aunque es cierto que la aparición de nuevos virus se ha podido aislar en el lugar o país de su aparición, como es el caso del "Mal de Ëvola", aislado en un país africano, esto es la excepción no la regla, lamentablemente.  Será cuando suceda lo contrario, que sea la regla y no la excepción que la humanidad podrá respirar con mayor tranquilidad.
          Pero eso será en el futuro.  Entretanto, seguiremos batallando.
          
         

miércoles, 5 de febrero de 2020

EL RESPETO POR LA DEMOCRACIA






          En nuestro tiempo los pueblos que disfrutan de la democracia quizás no sean los más felices pero si los que disfrutan de una vida más estable. ¿A qué se debe esto?  Sencillamente a que dan importancia a la opinión de la mayoría de sus habitantes. Democracia es la "voz del pueblo" e impone lo que decida la mayoría, lo cual es lo más lógico pues lo que ésta opina es lo que debe prevalecer.  Cuando sucede lo contrario, cuando se impone la minoría, se cae en la prevalencia de los pocos y a un paso de que se imponga el criterio de un uno,  es decir, se imponga un dictador.
          Por eso es que en nuestra época son frecuentes las elecciones de los gobernantes en nuestros países, pues prevalece una elección periódica, cada número determinado de años, de un gobernador. Esto sucede por varias razones: es un principio de la democracia y un derecho que posee cada ciudadano de la nación donde vive.  La rotación de los que ejercen el mando, es una sana norma pues evita la prevalencia de un gobernante durante mucho tiempo y tenga que utilizarse la fuerza para sacarlo, lo que también resulta negativo pues esta medida extrema no debe ser la solución sino la excepción de la regla.
          Pero volvamos a las elecciones.  Algunos países habituan cambiar su presidente periódicamente.  Esta obligación debe aparecer en el conjunto de normas que rigen en un país e incluidas en la constitución, la guía general de la democracia, la cual debe mantenerse actualizada y con pocas modificaciones, pues es el instrumento que regenta la administración de las instituciones y los individuos de una nación.  Por eso la manera más sana de mantener la constitución al día es haciéndole enmiendas y sólo debe de hacerse cuando realmente sea necesario.
          Un signo de atraso en un país es aquél que requiere  de la elaboración de una nueva constitución cada vez que pretenda realizarle una modificación. En el siglo XlX, en Latinoamerica, al producirse un golpe de estado en una nación o la llegada de un gobernante con "nuevas ideas", lo primero que hacía era ordenar una nueva constitución.  Lo que requería (aumentar el número de años al período presidencial, por ejemplo) se obtenía mediante una enmienda a la constitución vigente, evitando así la pérdida de tiempo al congreso.  Por so en la constitución debe aparecer una norma que  regule la inclusión de enmiendas a la constitución vigente, las cuales deben ser numeradas para facilitar la futura inclusi{on de las mismas.