jueves, 10 de octubre de 2019

NO SABES CUANTO TE QUIERO --Cuento





          La vio venir por acera opuesta de la calle y jamás imaginó que pronto caería en sus redes o entrara en una obsesión por sus ojos negros.  El día estaba claro y no aparecían vestigios de la tormenta que horas después caería sobre el pueblo y sus alrededores: sería el anuncio de una serie de chaparrones que caerían en la comarca y harían temer una desolación persistente que traerían las inundaciones de los rios de la región lo que significaba (0 hacía presumir) futuras tragedias y muertes entre las familias del pueblo.
          Rosario era ahora una linda joven que había estudiado educación primaria conmigo en la Escuela Rafael Urdaneta de mi barrio.  En esa época era una muchacha algo triste, preocupada por las muñecas y que siempre manifestaba su deseo de estudiar en la Escuela Normal del Estado Sucre,en Cumaná , la capital del Estado, cuando ella culminara su bachillerato.  Yo, como poco creía en la realización de los sueños infantiles, me reía de ella al extremo de enfurecerla y lograr que se molestara conmigo  --lo cual era entonces mi propósito pues no cejaba hasta que la hacía llorar,  que abandonara el recreo y buscara amparo en el salón del tercer grado donde los dos estudiábamos.
          Ahora, veinte años después, yo había regresado al pueblo, un poco golpeado por la vida, tal vez buscando el refugio y aliento de los amigos, pues no había concluido mis estudios de profesorado de Educación pues el Gobierno, por razones políticas (yo era miembro del partido opuesto al que entonces mandaba en el país y me había convertido en un crítico acerbo de sus malas políticas, por tener resultados negativos para el país, Siempre había temido esta represalia y finalmente llegó.  Por eso pensé en mi pueblo y busqué en el recuerdo de los buenos tiempos de mi infancia, un refugio pero también la inspiración para superar esta situación.
          Pero Rosario había sido más afortunada que yo pues había culminado su sueño de estudiar en la Escuela Normal del Estado, se había gradudo el año pasado y ahora estaba laborando como maestra de segundo grado de nuestro pueblo. Noches atrás había tenido la oprtunidad de encontrarme con Rosario en la Plaza Bolívar de nuestro pueblo y me sorprendió conversar con una joven de ojos negros saltones y una sonrisa dulce y atractiva.
--¿Tú no eres Rosario, la muchacha algo triste que estudió conmigo en tercer grado? --le pregunté algo ruborizado por haberla interrumpido en su lectura en un banco de la plaza y esperando un lógico rechazo.
--La misma que viste y calza, como diría mi abuela ... ¿Y tú no eres Roberto, el muchacho imprudente y malo que me hizo llorar más de una vez? --le ripostó la joven con una sonrisa de abierta acogida tanto al nada agradable recuerdo  y de bienvenida al osado preguntón.
--¡Claro tenías que ser tú, todavía conservas el orificio en el cachete cuando sonries, que crecía cuando lanzabas la gran carcajada ... Es tu signo identificatorio, no hay lugar a dudas ...
--Bueno, no sé si eso me identifica tanto como tú lo expresas, pero si, sigue gustando reirme pues eso me permite disfrutar la vida ...
--Bien, ¿que me cuentas? ¿Qué has hecho?
--Pues ... culminé mi sueño al graduarme de maesta en la Escuela Normal del Estado y este año comencé a trabajar en mi pueblo como maestra de segundo grado.  Y tú, ¿Qué cuentas?
--Desilución. Me inscribí en el Pedagógico de Caracas para estudia profesorado en Educación pero como soy también político, pero opuesto al gobierno actual, perdí la beca  del Ministerio de Educación por represalia por criticar al gobierno ... así de sencillo y en pocas palabras ...
          Desde ese día nos vimos con frecuencia en la plaza adonde acudíamos, yo a descansar del trabajo de la empresa donde lo hacía como oficinista, ella de las labores de la escuela y a respirar el aire agradable de la noche.  Poco a poco fuimos cultivando una amistad que se fue transformando en un deseo de verse todos los días y a los meses se transformó en un deseo de convivencia mutuo, en algo que con frecuencia se llama amor.  Rosario parecía ser la chica que me convenía, que podría llegar a ser mi esposa, pero en esos días yo tenía otras inquietudes fundamentalmente políticas.  Además, era joven y no deseaba ningún tipo de ataduras que me hicieran permanecer en un lugar.
          Le propuse que convivieramos, que disfrutáramos de la vida pero sin pensar en ataduras, disfrutar el uno de la otra y viceversa ... y hasta allí.  Ella tenía otra manera de pensar: creía que un lazo entre un hombre y una mujer debía ser duradero, eterno según la eternidad que dura entre los humanos.  También se debía pensar en formar una familia, en los hijos y en educarlos de manera que llegaran a ser personas responsables, todo de acuerdo a las enseñanzas que recibió de sus padres ...
          Pero en una oportunidad fuimos a una fiesta de un amigo mutuo y esa vez nos divertimos de lo lindo.  Ella me permitió algunas libertades; en el jardín de esa casa noos besamos aldorosamente.  Yo estaba algo tomado y esa vez la deseé con la fuerza que se siente cuando uno es joven.  Al terminar la fiesta me comprometí a llevarla a su casa pues eran las dos de la madrugada y era lo indicado velar por su seguridad.  Ella aceptó.  Al llegar a su casa, traté de despedirme con un beso pero ella, que también estaba algo tomada, me invitó a que pasara.  Entré a su casa pero no sabía que en ese fin de semana sus padres no se encontraban de visita en un pueblo vecino.  Había ido de visita a unos amigos muy íntimos.
          Ella me brindó una cerveza mientras disfrutaba otra; estuvimos conversando largo sobre la vida, sus planes para el futuro cercano (aspiraba a seguir viviendo en nuestro pueblo, tener una familia, hijos a los quería educar bajo los mismos preceptos que había recibido de sus padres, etc. etc. Esa noche llegó el momento en que nos deseamos mutuamente y que disfrutamos del amor en todas sus manifestaciones conocidas por lo menos en los criterios imperantes en ese pueblo...
          Cuando me desperté estaba en su cama en un placentero abrazo con  Rosario.  Hicimos el amor en varias ocasiones y siento que tanto ella como yo lo disfrutamos ampliamente.  Eran las siete de la mañana cuando me despedí de ella y me trasladé a la casa donde vivía.
          Desde entonces nos vimos en varias oportunidades en la plaza, como siempre, con la diferncia que luego yo la acompañaba hasta su residencia.  Conocí a sus padres, un par de seres que ya pasaban de los sesenta años y continuaban adorándose como el primer día.  Aspiraban que su hija se casara y le diera nietos que le dulcificaran sus últimos días...
          Una tarde recibí noticias de la capital.  Deseaban que regresara pues un profesor amigo mío había conseguido que me restituyeran la beca y así pudiera terminar mis estudios. Me alegré mucho pues me faltaba un año para concluir mi carrera en Educación.  Por otra parte yo me había encariñado mucho con los padres de Rosario y ellos habían hecho lo mismo conmigo.  Pensaba que si les decía que debía irme a la capital ellos pensarían que no volvería más.  Finalmente tuve una reunión con Rosario y sus viejos en su casa y les conté la noticia recibida, de mis deseos de regresar a la capital a concluir mis estudios, de que no me olvidaría de su hija porque había aprendido a quererla y para mi era la mujer más dulce que había conocido y de la que estaba  muy enamorado.  Finalmenteles prometí que no la olvidaría y que escribiría siempre y volvería al pueblo para casarme con ella y constituir la familia que ellos anhelaban para su hija.
          Esa noche me despedí de ellos.  No he vuelto más nunca al pueblo.






jueves, 3 de octubre de 2019

LA BATALLA DE CARABOBO - 1821





          Una de las batallas más importantes de la guerra de liberación de las colonias americanas del Reino Español fue la segunda Batalla de Carabobo, realizada el 24 de junio de 1821 en la sabana del mismo nombre, cerca de la ciudad de Valencia, entre las fuerzas patriotas dirigidas por el Libertador General Simón Bolívar
y las fuerzas realistas conducidas por el Mariscal español Miguel de LaTorre.  Fue una batalla relativamente corta en sus acciones donde el Mariscal español cifraba sus esperanzas de triunfo pues en ellas basaba la posibilidad de mantener el territorio de Venezuela bajo el dominio de España pero, sin embargo, luchaba con ciertas desigualdades, entre ellas, una menor cantidad de efectivos (4.279) contra más de 6.000 efectivos de los patriotas.  Sin embargo, pensaba, que las batallas se ganaban en función de la manera en que se planteaban y se podían ganar en función de un efectivo planteamiento.
           Y casi logró acertar pues El Libertador, desde el Cerro de Buenavista, donde planeó el ataque patriota, al observar el desplazamiento realista. consideró que éste era inexpugnable por el centro y el sur y sólo podía ser atacado por el norte, pero su ejército tenía que subir una colina para llegar a la sabana de Carabobo, donde encontraria al batallón español Burgos y ese era precisamente el punto difícil de obtener, la clave del combate.
Bolívar ordenó al batallón Bravos de Apure, a cuyo frente se hallaba el general José A. Páez, que iniciara las acciones y tratara de llegar a la sabana.  El batallón patriota cruzó el riachuelo de Carabobo y trató de escalar la pendiente para llegar a la explanada de la sabana.  Al ver la maniobra de Bolívar, La Torre ordena al batallón Burgos que atacara a los patriotas e mpidiera su llegada a la sabana.  El ataque del Burgos es tan violento que los patriotas tienen que replegarse dos veces.  La situación cambió cuando el batallón patriota Cazadores Británicos enfrenta al Burgos y lo obliga a retroceder. El Cazadores Británicos demostró, para lograr su hazaña, gran valentía y sangre fría, aunque perdió a su comandante Ferrer y 17 oficiales pero permitió llegar a la sabana a los Bravos de Apure.  La Torre ordenó a los batallones realistas Infante y Hostalrich que entraran en auxilio del Burgos pero los Bravos de Apure junto con los Cazadores Británicos reanudan el ataque ayudados por dos compañías del batallón Tiradores.  Burgos tuvo que retroceder de forma ordenada.
          La Torre envía a los batallones Príncipe, Barbastro e Infante que auxiliaran al Burgos.  Lo logró por breve tiempo.  Pero el grueso de la caballería de la primera división patriota entró por el norte a la sabana.  La Torre ordenó al batallón Húsares de Fernando VII que atacara a la caballería patriota pero este batallón se retiró después de disparar sus carabinas.
          Atacados por el frente por la infantería patriota y por la derecha por la caballería de la Ira. División, los batallones leales al rey optaron por la retirada.  Como último recurso La Torre ordenó al regimiento Los Lanceros del Rey que atacaran a la caballería patriota pero Los Lanceros no sólo  desconocieron la orden sino que huyeron ante la embestida patriota.
          En el frente final de la batalla el batallón realista Primero de Valencey forma cuadro y comienza a retirarse.  Los patriotas realizan una tenaz persecusión a los realistas hasta Valencia.  En la batala y retirada el ejército realista de los 4.279 efectivos pierden 2 oficiales superiores, 120 subalternos y 2.786 soldados.  Las pérdidas de los patriotas fueron cuantiosas también.  La Torre terminó refugiándose en Puerto Cabello.
          Con la Batalla de Carabobo se selló la independencia de Venezuela. La Batalla del Lago de Maracaibo (1823) eliminó los últimos resquicios de los realistas en el país.
         

sábado, 21 de septiembre de 2019

Cuento:: LIO FARANDULERO




          Claro que cuando yo llegué ya el jaleo estaba armado y la radio vociferaba sobreel lío de Willie Colón y Rubén Blades como siempre lo hacían sobre todos los espectáculos de la farándula quizás porque casi nunca veía televisión no le paró mucho a lo que decía la radio de que si Wllie no quería tocar más con Rubén porque era un tramposo  o muy roñoso o quería jefaturar el solo la orquesta o qué se yo, al principio yo no entendía porque Jacinto luego le gritaba y le reclamaba a mi hermana sobre el asunto usando esos modismos que él aprendió en la fábrica y que Dora de tanto escucharlos al fin logró descifrarlos que para nosotros el abuelo y yo era como si hablara en chino solo que el abuelo estaba triste con lo que pasaba, creo yo, porque mantenía la vista apagada y una actitud pasiva de vez en cuando emitía una opinión sobre algo  observaba la reacción de los demás y volvía a encerrarse en su mutismo con quién sabe qué pensamientos como aquella vez del lío Colón-Blades según Dora me contó espontáneamente mucho después cuando nos recuperamos de nuestra mutua aflicción y ella rememmoraba los antecedentes de aquel de infausto episodio como  una manera de también recordar a Jacinto que desde entonces  se perdió de todo esto.  Dora recordaba que la radio no dejaba de comentar ese lío farandulero y ensimismada y preocupada como si Willie o Rubén fuese su hermano y ellos ya irían a caerse a trompadas y uno de los dos sacaría un revólver y acabarían el asunto a la mejicana; entonces el abuelo se levantó de su asiento y gritó aquí ya no se puede vivir atormentado uno por esa peliadera a cada rato o la radio a todo volumen y luego dirigiendose a su asiento comentó con nostalgia que la vida en este edificio de apartamentos era similar a un colmenar pues un eterno barullo iba de apartamento a apartamento o de piso en piso questión que a él le molestaba y ¡carajo! volvía loco a cualquiera y que él prefería la usanza antigua cuando era joven y la vida en las casas de vecindad era más tranquila pese a que cada cuarto era una familia distinta pero no fue en ese momento cuando la pescozada voló y nos sorprendió al abuelo a Dora y a mí como sorprende la luz enceguecedora del relámpago en la noche para anunciar la inminente llegada e la lluvia,  Ello sucedió cuando me disponía a entrar a mi cuarto a guardar lo que traía y encerrarme como acostumbraba a escuchar también mi música pero quedamente para no perturbar al abuelo ni para que Dora o Jacinto empezaran con sus comentarios de que ya empezó éste con su música de muertos o el grito destemplado de Jacinto de apaga esa música de muerto muchacho del carajo que haría cesar todo sonido melódico en mi cuarto pues yo apagaría el picó temeroso de que Jacinto fuera a reventar la puerta y me amenazara con destrozar el aparato o con botarme los discos total no vale la pena entre resignado y chorreado y me prepararía para acostarme o para visitar a José Manuel a quien si le gustaba la música clásica como a mí por supuesto que yo podría gritarle a Jacinto la verdad en su cara para que me dejara tranquilo pues uno de vez en cuando tiene que enseñar los dientes como hacen los perros para que lo respeten a uno y entonces Jacinto no se pondría con esa fanfarronería y me dejara solo con mi música si yo me atrevía a contarle a Dora las veces que lo ví en el cine con Rosalía la jovencita del apartamento 18 o de la vez aquella en que yo transitaba por la acera del motel Moruco y nos tropezamos cuando él iba a buscar la llave de la habitación mientras Rosalía lo esperabaen su cacharro pero no le decía nada a Dora para que no se armara la de San Quintin y poque además soy enemigo de los chismes pero ahora que contemplo al abuelo me arrepiento de no haberlo hecho claro que en una ocasión Dora me comentó lo del lío de Willie con Rubén pero yo ni siquiera le puse atención porque Dora siempre estaba pendiente de las noticias de la farándula y hacía de cualquier chisme un rollo de tal magnitud que legba a fastidiar de veras el oirla con esa cantaleta todo el santo día y yo tenía que tomar las de Villadiego para descansar de ella y me apenaba mucho con el abuelo pues él si tenía que quedarse en el apartamento y calarse ese riquirriqui  por supuesto que lo del lío de Willie Colón-Rubén Blades ocurrió meses atrás y ahora cada quien anda por su lado meténdole a la salsacomo los buenos particularmente a mi me gustan ambos pero nada más que para bailar o para oírlos de vez en cuando pero en esa oportunidad Dora lo tomó como el comentario del día y nos hastió a más no poder pues la noticia apareció primero en los periódicos y luego en la radio por lo menos en la estación que Dora escuchaba y tanto ella como la radio nos fastidiaron con los miles de razonamientos que justificaban a uno y otro cantante salsero y Jacinto molesto por tanta lata amenazó una y otra vez a su mujer hasta que finalmente ella se olvidó del asunto pero ahora la cuestión volvió a trinar en nuestro apartamento porque José Feliciano que acababa de llegar al país para una gira artística declaró a la prensa farandulera que Rubén Blades era un pillo pues éste había grabado en salsa "Puedo vivir del amor" y lo incluyó en un disco LP y ni siquiera reconoció la autoría de Feliciano  y eso fue suficiente para que la estación e radio esa que escucha Dora comentara el asunto y trajera al tapete el lío deWillie-Rubén y por su puesto ese sábado en la mañana Dora escuchó la nueva noticia y la empató con la otra y se embarcó en una defensa de Rubén y la atmósfera comenzó a caldearse en el apartamento y Jacinto comenzó  primero a gruñir y luego a gritarle a Dora que se cansara de eso, dejara el asunto y apagara la radio que él ya se sabía de memoria esa historia y Dora no le hizo caso  porque ya se había enterado de los amoríos de Jacinto con la jovencita del  apartamento 18 y esa era una manera de vengarse y entonces fue cuando yo llegué al apartamento y pasé junto a los dos y caminé entre tanta metralla pues no cesaban de gritarse entre sí de todo menos bonitos tienes los ojos y los detalles del asunto Rosalía-Jacinto saltaban de una boca a la otra justificándolos o denigrándolos según fuera el caso y la radio seguía encendida con el lío Willie-Rubén y los ojos del abuelo que miraban alternativamente a uno y la otra mostraban mucha preocupación y cuando yo abrí la puerta de mi cuarto y volteé a observarlos nuevamente en su discusión atiné a ver la pescosada que volaba y se estrellaba en el mentón de Dora y la lanzó trastabillando sobre el piso hasta golpearse cn la mesa y caer y luego Jacinto la agarró por el pescueso y la levantó del piso y empezó a darle golpes y entonces me sorprendí cuando el abuelo se levantó furibundo de su asiento y corrió hacia ellos pero no pudo llegar pues en medio de su carrera dio un grito y cayó de bruces en el centro de la sala y fue cuando los otros cesaron de pelear y los tres corrimos hasta el sitio donde se hallaba el abuelo y jacinto lo levantó del piso y lo colocó sobre el sofá  pero ya era tarde y por primera vez hubo silencio en el apartamento y quizás en todo el edificio mientras los tres contemplábamos yo más desconsolado que ninguno el cuerpo inanimado del abuelo ....