sábado, 10 de agosto de 2019

UNA VISITA DE FIDEL CASTRO A CARACAS


                                           V   I   Ñ   E   T   A

         ¿Fue Fidel Castro un lider de la década de los sesenta o para la eternidad?  El discurso de Fidel Castro en la ocasión de su visita a Caracas en 1959, produjo efectos similares a la música de Rachmaninoff, por lo menos en su tercer concierto para piano y orquesta cuando, luego de los acordes iniciales, el mismo piano insistiendo en la melodía principal del movimiento, asoma una varición, una nueva y bella melodía que enlaza con el tema principal.  Esto sugiere a quien lo escucha salir de ese ensueño al que había sido inicialmnte inducido alertar sus antenas y mantener las expectativas hasta que finalizara el movimiento ....
         Un efecto parecido causó Castro en muchos de sus oyentes de su único discurso en Caracas, cuando vino a agradecer la ayuda (monetaria, de alimentos, de armas) que Venezuela enviara a la Sierra Mestra cubana, durante su lucha por la liberación de Cuba del yugo de la dictadura militar de Batista ... por lo menos ese fue el efecto que causara en muchos de los que lo escucharon en esa ocasión en la Plaza O´Leary de la Urbanización de El Silencio de Caracas.
          ... El carisma de Fidel Castro se apoderó de inmediato de la multitud que oía su discurso.  Con gestos precisos exhibió una voz fuerte y una mente clara mientras el discurso fluía con ardor, con dicción perfecta, aunque de repente aparecían los giros cubanos aceptados por igual por la muchedumbre.  En esa oportunidad estuvo hablando durante dos horas con la misma consistencia, con el mismo furor, con la misma frescura en la palabra y el mensaje.
         Me imagino que el presidenteRómulo Betancourt, que no lo recibió oficialmente en Miraflores, pero que  dejó que Castro actuara con libertad en la ciudad, lo estaría oyendo con interés.  Eran dos líderes efectivos con enfoques y, miras diferentes.  Ambos eran fogosos en sus discursos; en los mitines actuaban con palabras precisas, con mensajes claros pero con intenciones diferentes. Castro siempre ambicionó posesionarse de Venezuela (o de la riqueza de Venezuela) y por eso envió armas a los izquierdistas y comunistas alzados en las montañas de El Bachiller en el Estado Miranda, armas que llegaron a través las playas de Machurucuto.
Sólo pudo lograrlo cuando menos lo esperaba en su decadencia, en su ancianidad, cuando a través del hechizo que generó sobre Hugo Chávez Frías logró los recursos necesarios para mantenerse en el poder durante más de quince años, en una época inesperada, pero evitó que el pueblo de Cuba cayera en el hambre, en la inanición.
           Por eso, al entender el verdadero propósito de su viaje, Betancourt no lo recibió en Miraflores.  No  obstante, observando el furor que causó el líder cubano y conociendo al pueblo caraqueño, que lo aceptaba como presidente pero su líder era Wolfang Larrazábal, manejó con mucha cautela y con mano izquierda la visita del líder cubano a la capital.  Permitió que Castro actuara en el mítin de El Silencio, que se reuniera con los líderes jóvenes de su partido (y también de los otros partidos) y se preparó para enfrentar las consecuencias.  Entre ellas, los"cabezacalientes" 
adecos se separaron de su partido y fundaron el Movimiento de Izquierda Revolucionaria que, al no triunfar la guerrilla urbana en la capital, se iría a las montañas de Barlovento a continuar su propósito desestabilizador ... Betancourt con su método, previsiones y perseverancia al final triunfaría: entregar el mando a Raul Leoni, el nuevo presidente y mantendría la democracia en Venezuela.
          Fidel Castro visitaría otros sitios del continente llevando su mensaje levantístico.  Luego regresó a Cuba para mantener la revolución en todo su furor.  Cometió el error de echarse de enemigo a la gran potencia del Norte al  nacionalizar los centrales azucareros y todas las industrias y posesiones de extranjeros en la isla.  Pero tuvo que aliarse a los comunistas rusos para poder sobrevivir ...

sábado, 2 de marzo de 2019

Josefina -- Parte III





          El matrimonio de Josefina y Gyovanni fue uno de los acontcimientos que Matilde más recuerda y al que ella contribuyó con su dedicación y la expresión al máximo de su cariño por la joven. Con el paso de los años desde el día en que vino a trabajar con Matilde y sus hijos, Josefina, por sus atributos y la dedicación a la familia, se ganó el aprecio de todos. No era para menos. Ella una muchacha humilde que con su trabajo y sus buenos deseos sólo deseaba tener una familia a la pudiera dar sus afectos y tuvo la buena suerte de encontrarla. Muy pocas veces se daba esta situación, especialmente en Caracas la ciudad más grande del pais y donde, como en las grandes urbes, era frecuente la explotación de un ser humano por otro y donde pocas veces se producía el aprecio y la buena consideración como pudo verse entre estas dos personas. Quizás ello se debió a las ignatas condiciones de Matilde que siempre buscaba un comportamiento similar y lo halló en Josefina.
          El matrimonio civil se realizó en la casa de Matilde y ella invitó a las familias conocidas de la calle del Arenal, las cuales eran clientes de Josefina y todas se presentaron con regalos sencillos los cuales fueron muy apreciados por la novia (todos fueron utensilios hogareños de manera que le ahorraba futuros gastos a la casada). El matrimonio religioso se llevó a cabo en la iglesia de Baruta, la cual, el novio hizo adornar con flores de diversas clases y olores agradables.  Pasaron la luna de miel en Margarita. Inicialmente  Gyovanni quería llevarla a su pais para que conociera a su familia y a Italia. Pero como este país no se había recuperado de los desastres de la guerra mundial, lo dejó para otra ocasión. También prefirió alquilar una casa en La Trinidad para satisfacer a su señora que no quería  alejarse mucho de Matilde.
          Como su buena cabeza para los negocios lo había propocionado, Gyovanni, luego de diez años de residencia en el país, había prosperado mucho: su mueblerá tenía dos sucursales en Caracas, una en Valencia y otra en Maracaibo. Para evitarse dolores de cabeza, los negocios fuera de Caracas eran dirigidos por socios que vivían en esas ciudades y tuvo la pupila de seleccionarlos bien, el aporte de capital eran en ambos casos, según la norma del italiano, "mitad- mitad", al correr los riesgos por igual y facilitaba la selección de los socios.  Ël buscaba, como le confesó a su esposa, disfrutar muchos años de vida y esa manera de hacer negocios se lo facilitaba. Sin embargo no todo fue color de rosas pues el negocio de "los matrimonios" fue un dolor de cabeza desde que comenzó por lo que decidió vender su parte a uno de los socios que se la compró y decidió no meterse en otro tipo de negocios que no fuerael de su ramo y en ellos si le fue bien.
          El matrimonio de Josefina no fue el final de la amistad con Matilde sino, al contrario motivo para reforzar el cariño que ambos se sentían.  Ella aconsejó mucho a Josefina sobre la manera de tratar al esposo para que así preservara la magia de los primeros días de casados. La manera d ser del italiano (excesivamente hogareño) hizo que la amistad fuera ahora entre tres. Cuando nació Clara, su primera hija (tuvieron otro hijo, Robertino, que junto con Clara, se convirtieron en la bendición del hogar). Ambos padres decidieron que los padrinos de los niños fueran Matilde y Humberto, hermano de Gyovanni. 
          Los bautizos de sus hijos se caracterizaron por ser sucesos resaltantes en la urbanización.  Pero nunca superaron el acontecimiento que significó la celebración de los 15 años de Clara.
Gyovanni era un hombre sumamente familiar y vivía para satisfacer los deseos de los suyos.  Su inventiva en los negocios le había permitido crecer en el comercio.  Pero la acumulación de capital no era otra cosa que para satisfacer los deseos de su familia. Tanto Josefina como sus hijos usaban los mejores calzados y las mejores indumentarias que se encontraran en el comercio y el italiano se esmeraba en comprárselos sin considerar su costo.  Ellos tenían la casa más bonita y presentable de la urbanización La Trinidad y tal vez de las urbanizaciones cercanas (el italiano había adquirido uno de los terrenos que quedaban en la urbanización y su quinta, sin ser la más grande, era la más cómoda, construida con el mejor material disponible y los mejores sistemas (de aire acondicionado, planta eléctrica para emergencias, muebles, set de televisión, etc.) y espacios para reuniones y pic-nics disponibles. Por lo tanto, la fiesta de los 15 años de su hija sería la mejor celebración y la cual sería recordada por siempre.  Para completar el festín, la fiesta debía celebrarse en el Salón Venezuela de Los Próceres. El padre, quizás más entusiasmado que la agraciada hija, se preocupó por el adorno  de las carrozas que debían salir de la quinta (también muy adornada con los mejores aditamentos posibles).
          En principio las carrozas bien adornadas debían llevar a la agraciada y a su corte desde la quinta habitada por Clara en La Trnidad hasta Los Próceres. Sin embargo, debido a las distancias y a los inconvenientes que ocasiona el tráfico de la ciudad, que en esos tiempos comenzaba a ser problemático, en especial durante las tardes, las carrozas (camiones debidamente adornados con papelillos,  bambalinas, papeles de diversos colores), con muñecos de Peter Pan,  La Caperucita Roja, Pato Donald,etc., atractivamente ubicados al frente de las carrozas para atraer la atención de propios y extraños, debían salir a las 4 de la tarde de La Trinidad y llegar  a más tardar a las 6 de la tarde, al Salón Venezuela de Los Próceres, se retrasaron un poco al llegar media hora después, al escenario donde se hallaba el trono donde se sentaría Clara a observar el desfile y los bailes que le ofrecerían sus súbditos. Gyovanni acompañó a Clara desde la carroza hasta el trono ubicado n el escenario, mientras la Orqueta Billo's Caracas Boys interpretaria el vals "Noches de Naiguatá" hasta su llegada al trono.  (Gyovanni había tomado la previsión de que los bailarines incluyendo él, su hija y los jóvenes  tomaran clases de baile del vals). Padre e hija bailaron tan bien que fueron ampliamente aplaudido por los presentes al finalizar el vals. Luego que la princesa Clara se sentó en el trono comenzaron a ejecutarse los diversos bailes organizados en su honor (polkas, cuadrillas, etc.) que fueron ampliamente apaudidos por los concurrentes.  Alrededor de las ocho de la noche comenzaría el baile  para los jóvenes que se prolongaría hasta las 12 de la noche.  Fue una fiesta regia que Clara recordaría el resto de su vida.
          Cinco años después Clara se casaría y su esposo la llevaría a vivir fuera del pais pues era un ejecutivo de una empresa distribuidora de cosmeticos que debía viajar y establecerse en diversos paises de Latinoamérica. Clara regresaría esporádicamente a pasarse una temporada con sus padres. Robertino, el hijo varón si se quedaría en el país. Se graduaría de Administrador y poco a poco se fue encargando de la administración de los negocios del padre. Se casó y vivía con su familia en la Urbanización Altamira.
          Poco después de los sesents años, Gyovanni se sentía muy triste y solo. La lejanía de su hija Clara lo afectó mucho. Una tarde, Josefina lo encontró muerto en la sala de su casa.
          Días después del entierro, Josefina se sintió muy sola y visitó a su comadre Matilde, quien tenía tiempo viviendo sola luego de que los hijos se casaron y constituyeron familias aparte.
          Después las comadres cerraron un bello ciclo cuando decidieron vivir juntas el resto de sus días.

jueves, 28 de febrero de 2019

Josefina -- Parte II

       




          La mueblería de Gyovanni se estableció con éxito en Baruta especialmente porque el negocio de mueblería fue presentado como si Baruta fuera una gran ciudad.  Este tipo de tratamiento atrajo mucho público que vieron la exhibición de muebles como una gran novedad.  El gran salón donde se hallaban los dos juegos de muebles (uno para la sala y otro para el comedor) estaba ilustrado con cuadros que mostraban paisajes de Roma y de Caracas, adecuadamente distribuidos de manera que no eran las piezas fundamentales del muestrario sino como cuadros agradables que en cierta manera hacían agradables la vista de los muebles. En el patio se hallaban dos juegos similares pero de colores diferentes. Esta parte de la exhibición fue un éxito. Lo demás fue la labia de
 Ramiro, el ayudante del dueño del negocio que se lució al describir las bondades y atracciones de cada juego en particular que Ramiro describió en un lenguaje sencillo y comprensible por cada persona o matrimonio que estuviera interesado en comprarlo para su uso en su casa.  La labor de Ramiro le quitó un peso de encima a Gyovanni que todavía no tenía la fuidez suficiente en español parahacer dicha presentación.
          La exhibición fue todo un éxito comercial. Se vendieron los cuatro juegos que se exhibieron. Afortunadamente, Gyovanni tomó la previsión que los mueblos serían entregados en un lapso no mejor de 15días contados a partir de la fecha de compra.  esto fue justificado por Ramiro debido a que la empresa estaba recientemente establecido e Baruta y era necesario darle a los modelos presentados la suficiente publicidad. Gyovanni tenía ya concluidos dos juegos antes del 30 de noviembre y tendría listos dos juegos más para el 15 de diciembre y programados los cuatro juegos para el 15 de enero. Hasta el 31 de diciembre de ese año se vendieron ocho juegos (cuatro de uno y cuatro del otro) ademá del comedor separado y por lo menos cuatro sillas adicionales del mismo estilo.
         Tanto Matilde como Josefina visitaron la exposición de la muebleria que fue una sensación entoda la región.  No se sabe si esa fue la ocasión en que Gyovanni viera a Josefina.  Lo cierto es que se enamoró de ella al momento de verla. Tampoco se sabe como averiguó la dirección de las damas. Lo cierto que una tarde se presentó en su residencia. Josefina había salido a visitar un cliente de la urbanización. Gyovanni fue franco con Matilde: le confesó quese había enamorado de Josefina y le rogaba que le permitiera visitarla. Matilde, confundida, no tuvo otra alternativa que acceder a que la visitara el próximo sábado (dos días después)lo cual le daba tiempo a conversar con Josefina y convenir con ella, si no le agradaba el joven, a tratarlo con la educación debida.
          Josefina ya lo conocía cuando lo viera en la exposición de la mueblería y le llamó la atención. Por eso se interesó en la visita. Ese sábado arregló la casa y la hizo brillar de lo limpio. Matilde tuvo que llamarle la atención ante la demasía de la limpieza. La joven se dedicó a arreglarse y presentarse lo más atractiva posible.
          Gyovanni se presentó con un ramo de rosas rojas apareció algo azorado cuando Matilde le abrió la puerta. El italiano, nervioso, se presentó pidiendo excusas por la molestia que causaba, etc. etc. Matilde aceptó sus excusas y lo  invitó a sentarse en la sala y esperar la llegada de la solicitada. Josefina le sonrió al entrar a  la sala y le extendió su mano de bienvenida. Gyovanni la estrechó con agrado aunque sudaba a mares pensando, tal vez, que sería rechazado. Pero fue un amor a primera vista por ambos lados. A la  hora de la visita, Matilde se presentó a la sala con una excusa baladí, pero Gyovanni comprendió y le dijo que él se estaba despidiendo y preguntaba si podía visitarle los sábados por la noche. Matilde le respondió que no había problemas si Josefina lo aceptaba. Ésta sonrió, también azorada y dijo si con un gesto de su cabeza.
          Era un noviazgo a la antigua que ya no se acostumbraba en Caracas y eso le hizo recordar a Matilde su noviazgo con su difunto esposo, que ya tenía 15 años de muerto. El recuerdo fue tan nítido que pidió excusa a Josefina (se hallaban conversando en la cocina) y se retiró a su cuarto, llorosa, a recordar aquellos momentos tan agradables. Todos los sábados, alrededor de las siete, se presentaba Gyovanni con un ramo de flores (de diferente tipo en cada ocasión). Matilde había convenido con Josefina que la visita no debía durar más de dos horas. Y eso fue el primer comentario que le hizo al novio. Éste sonrió y aceptó con un gesto de su cabeza.
Pero así mismo le comunicó, cuando ya tenían tres meses de conocerse, que el no podía vivir sin ella y que deseaba casarse lo más pronto posible. Ya llevaba dos años dedicados al trabajo, ya había fundado dos sucursales en Caracas que le estaban dando buen dinero, pero se sentía muy solo y deseaba tener su familia. Ella le contestó que opinaba lo mismo pero que no podía dejar sola a Matilde y debía buscarle una muchacha que le hiciera compañía.  También le hizo saber que ella tenía una profesión y no pensaba ser una carga para su futuro esposo.  Gyovanni parecía haber esperado eso y le aclaro, todo serio, que él se acargaría de ayudarla a establecer su negocio de costurera.
          Pero el casamiento de Gyovanni tenía que ser un acontecimiento a todo dar. Lo primero que hizo fue buscar una casa apropiada para estetipo de suceso. No lo encontró en Baruta. Supo que un cliente que en una de las quintas de los alrededores deseaba vender su casa pues se mudaba a un apartamento en la Urbanización Altamira. Habló con él y le propuso el negocio de una "casa para matrimonios" y le explicó lo que quería decir en su todavía escaso castellano. El amigoaceptó pero no quería encargarse del negocio pues estaba cansado de tanto trabajar. Gyovanni le dijo que él buscaría la persona para la administracción del negocio... Con su pupila de negociante y buen administrador, encontró a la persona con la experiencia necesaria y armó un negocio  con tres socios que aportarian igual capital: Gyovanni equiparía la quinta con todo lo que necesitara para operar (muebles, camas, etc.), el dueño aportaría la quinta y Rodríguez aportaría el capital para la movilización del negocio. El nuevo socio recomendó que mejor era pensar en un sitio para realizar una variedad de asuntos: matrimonios, reuniones, bailes, etc. etc. Pero el italiano le dijo:
--Pero lo inauguraremos con un matrimonio, mi matrimonio.
--Esta bien --aceptó Rodriguez-- Lo que quiero es no cortar las posibilidades del negocio si podemos utilizarlo para otras actividades que también podrían darnos ganancias...